sábado, mayo 18, 2024
Revista Perfil Edición 114
Revista Perfil Edición 113
Revista Perfil Edición 112
Revista Perfil Edición 111
Revista Perfil Edición 110
More

    reciente

    El sueño guajiro de Polo Deschamps y su Secretaría del Emprendimiento

    spot_img

    Luis Ortiz

    Polo Deschamps, quien es candidato a la gubernatura de Veracruz por Movimiento Ciudadano, lanzó una de sus propuestas, que posiblemente sea una de las principales durante su campaña, la creación de la Secretaría del Emprendimiento.
    Siendo claros, una carga más para el erario público, una propuesta populista más, ¿para qué requerimos invertir más dinero de los impuestos en nueva secretaría, si el gobierno estatal cuenta con la Secretaría de Desarrollo Económico y Portuario?, ¿para qué duplicar funciones?
    El objetivo del ex alcalde de Medellín de Bravo es impulsar el proyecto “Plan 500”, con el que se busca beneficiar a pequeños empresarios.
    Pero ese no es el problema, ¿cuál sería?, empezamos, de acuerdo con el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), el estado de Veracruz es la tercera entidad con mayor gasto administrativo, 54 mil 497 millones de pesos, esto tan solo en el 2021.
    ¿Para qué crear una carga más con la Secretaría del Emprendimiento?, solo Polo lo sabrá, por que a pesar de que supongamos que los recursos sean bien invertidos y “se borre la corrupción”, ¡ajá!, ¿de qué parte del presupuesto saldría para la creación de un nuevo elefante blanco en Veracruz?
    Y a eso le sumamos, ¿de donde saldrán los recursos para invertir en el Plan 500?, no se sabe, porque, como todo político, nos cuentan los proyectos a medias.
    ¿Cuáles serían las reglas de operación para la dispersión de estos préstamos o créditos?, no se explica, sería a la palabra o mediante algún tipo de aval que obliguen el retorno de este dinero público, ¿habría seguimiento a los proyectos de los beneficiados?
    Debemos recordar que durante el periodo de la Emergencia Sanitaria por la pandemia del Covid-19, el gobierno federal inició una serie de préstamos para personas vulnerables y pequeñas empresas y comercios.
    Se trató de los créditos a la palabra y “Tandas para el Bienestar”, 851 mil beneficiarios entre 2019 y 2020, el 83% no reembolsó los créditos.
    Sólo 141 mil 145 beneficiarios se mantuvieron al corriente en sus pagos, resultando que estos programas de gobierno solo mostraron dos cosas, que los ciudadanos no pagan y que el gobierno es un pésimo prestamista a diferencia de la iniciativa privada.
    En su momento el Presidente Andrés Manuel López Obrador descartó que estos recursos vayan a significar fondos perdidos, dañando al erario. Pero tampoco dijo cómo los rescatarían.
    Por ello, el gobierno federal decidió detener estos préstamos por que resultaron un total fracaso.
    Las historias de fracaso ahí están, gracias a una mala planeación y a lo sustantivo que resulta una propuesta populista, demagógica e irresponsable.

    Latest Posts

    lo más leído