jueves, mayo 23, 2024
Revista Perfil Edición 114
Revista Perfil Edición 113
Revista Perfil Edición 112
Revista Perfil Edición 111
Revista Perfil Edición 110
More

    reciente

    A los perros también les da demencia senil

    spot_img

    Si su perro camina constantemente en círculos, muestra signos de angustia o agitación, de repente parece desorientado y cambia sus hábitos al hacer sus necesidades dentro de la casa o en sitios no habituales, es posible que padezca demencia senil, indicó Fausto Reyes Delgado, director de Desarrollo Institucional, Comunicación y Educación Continua del Hospital Veterinario UNAM Banfield.

    La demencia senil implica el envejecimiento del sistema nervioso. En el cerebro se acumulan sustancias que se degeneran y dañan las neuronas. Además, los neurotransmisores a nivel celular sufren modificaciones o se pierden, lo que provoca una deficiente comunicación neuronal.

    Aunque algunos veterinarios la denominan “el Alzheimer de los perros”, en medicina humana son dos afecciones diferentes. En el caso de los animales, los etólogos emplean los términos “demencia senil” o “disfunción cognitiva”.

    Este trastorno puede manifestarse en perros de cualquier raza o sexo y, en ocasiones, puede confundirse con tumores cerebrales o incluso cambios en su estabilidad emocional, aunque esto último no es lo más frecuente.

    Los canes de razas grandes tienden a mostrar síntomas a partir de los 7 años, mientras que en los de razas pequeñas, estos suelen aparecer a partir de los 11 años. Una vez que se manifiesta, estamos ante un problema crónico, progresivo y degenerativo. “No existe medicamento ni otro método para curarlo”, subrayó el académico de la UNAM.

    No obstante, con el adecuado seguimiento de un médico veterinario y un etólogo, es posible brindar al perro una mejor calidad de vida, minimizando su confusión o estrés debido al problema neurológico.

    Síntomas:

    Los síntomas de demencia senil en los canes son variados. Un perro puede estar calmado y de repente mostrar agitación, desorientación o confusión, e incluso dejar de obedecer comandos que solía seguir, como “siéntate” o “ladra”. En general, parece olvidar sus rutinas y hábitos habituales.

    También puede dejar de mostrar entusiasmo ante estímulos que antes lo emocionaban y no responder cuando se le llama por su nombre (esto no implica desobediencia, sino que quizá no recuerda su propio nombre).

    Si el animal muestra irritabilidad, apatía, pierde el apetito, altera su ciclo de sueño (durmiendo durante el día y despertándose por la noche) y tiene una mirada distante, es probable que esté padeciendo esta afección. En situaciones avanzadas, puede ser necesario alimentar al perro porque olvida cómo hacerlo.

    ¿Qué se debe hacer?

    Si en casa se identifican algunos de estos signos, es esencial llevar al animal a una revisión con el médico veterinario. Este profesional realizará un examen clínico y algunas pruebas de laboratorio.

    Asimismo, es recomendable que un etólogo evalúe al animal para asegurar un manejo adecuado del mismo durante este proceso, subrayó el académico de la UNAM.

    Resulta interesante que el enfoque es similar al empleado con humanos que presentan la misma condición: es fundamental mantener la actividad cerebral activa. Por ejemplo, a las personas se les sugiere resolver rompecabezas, leer, llevar a cabo operaciones matemáticas o completar crucigramas, es decir, realizar ejercicios mentales.

    Para los perros, el etólogo puede modificar sus rutinas, intentar establecer un patrón de sueño adecuado y complementar con un tratamiento farmacológico.

    Es posible añadir suplementos antioxidantes para prevenir un rápido deterioro celular, tales como vitamina C y ácidos grasos. También se pueden incorporar suplementos a base de cannabidiol (que no genera adicción), contribuyendo a la calma del animal.

    El cannabidiol puede aliviar su angustia y ralentizar el deterioro, contribuyendo así a preservar la calidad de vida del perro.

    No obstante, es importante comprender que el proceso es irreversible. Con el tiempo, el sistema nervioso central del animal se verá notablemente afectado, lo que reducirá significativamente su calidad de vida.

    El objetivo primordial debería ser evitar que el proceso avance hasta que el perro pierda su bienestar. Por esta razón, es crucial que la familia converse con el médico veterinario para tomar decisiones conjuntas y, si es necesario, considerar la eutanasia, evitando así un sufrimiento prolongado para el animal.

    Ideas destacadas

    1. Fausto Reyes Delgado, del Hospital Veterinario UNAM Banfield, señala que ciertos comportamientos en perros, como caminar en círculos o mostrar signos de angustia, podrían indicar demencia senil.
    2. La demencia senil en perros se caracteriza por el envejecimiento del sistema nervioso, con acumulación de sustancias que dañan las neuronas y modificaciones en neurotransmisores que afectan la comunicación neuronal.
    3. Aunque algunos profesionales se refieren a esta condición como “el Alzheimer de los perros”, en realidad son afecciones distintas. Los etólogos utilizan términos como “demencia senil” o “disfunción cognitiva” para referirse a ella.
    4. Los síntomas de demencia senil pueden confundirse con otros padecimientos como tumores cerebrales o cambios en la estabilidad emocional del perro.
    5. La aparición de los síntomas varía según la raza del perro: los de razas grandes suelen mostrarlos a partir de los 7 años, mientras que los de razas pequeñas a partir de los 11 años. Una vez manifestada, la condición es crónica y degenerativa, sin cura conocida.
    6. A pesar de la falta de una cura, el seguimiento de un médico veterinario y un etólogo puede ayudar a mejorar la calidad de vida del perro, minimizando su confusión y estrés.
    7. Los tratamientos para la demencia senil en perros pueden incluir cambios en rutinas, establecimiento de patrones de sueño y tratamientos farmacológicos. El cannabidiol y otros suplementos antioxidantes pueden ayudar a ralentizar el deterioro.
    8. Dada la irreversibilidad de la condición, es esencial que los dueños estén en comunicación con el médico veterinario para tomar decisiones sobre el bienestar futuro del animal, incluso considerando la eutanasia para evitar sufrimientos prolongados.

    Latest Posts

    lo más leído