jueves, mayo 23, 2024
Revista Perfil Edición 114
Revista Perfil Edición 113
Revista Perfil Edición 112
Revista Perfil Edición 111
Revista Perfil Edición 110
More

    reciente

    Los sismos del 19 septiembre

    spot_img

    Este día es recordado, principalmente, por los terremotos de 1985 y 2017; a lo que se suma el acontecido este año. Sin embargo, no existe evidencia científica que avale que este mes o este día ocurra efectivamente un sismo de magnitud considerable

    México es un país ubicado en una zona del planeta que tiene alta sismicidad, por lo que tiembla todos los días; generalmente son sismos pequeños e imperceptibles para la población y en promedio cada 3 años se presenta algún movimiento de magnitud relevante. Esta sismicidad se manifiesta especialmente a lo largo de la costa del Pacífico con variaciones normales.

    Es importante que sepas que actualmente ninguna persona e institución en el mundo ha logrado establecer un procedimiento confiable para determinar fecha, ubicación, ni magnitud de un futuro sismo o determinar la inminencia de alguno. No es posible predecir temblores. No existe estudio científico, dispositivo o algún método que pueda hacerlo.

    Los huracanes y las erupciones volcánicas mayores son fenómenos relativamente predecibles, si es que hay un monitoreo constante y un seguimiento detallado de su actividad. Esto no ocurre en el caso de los sismos, incluso cuando son monitoreados permanentemente.

    Algunos aspectos de los sismos históricos de septiembre

    1985

    En las costas de Michoacán a las 07:17:49 horas (tiempo local) del jueves 19 de septiembre de 1985, a una profundidad de 15 kilómetros (km), inició la ruptura de una porción de la corteza que originó un sismo de magnitud 8.1 (escala de magnitud de ondas superficiales, Ms). El movimiento del terreno a consecuencia del paso de las ondas sísmicas se percibió en el centro, sur y occidente del país. Ocasionó decesos y daños extraordinarios en Ciudad Guzmán (Zapotlán el Grande), Jalisco y Ciudad de México, ambas ciudades alejadas de las costas del Pacífico 275 km y 400 km de distancia, respectivamente.

    Daños causados en la catedral de Ciudad Guzmán

    La noche del viernes 20 de septiembre, a las 19:37:14 h (tiempo local) en la  costa occidental de Guerrero, ocurrió el segundo evento más importante de esta secuencia, cuya magnitud fue 7.6 y que causó el colapso de muchas estructuras dañadas primeramente por el evento principal. El total de pérdidas se cuantificó en 4 mil 100 millones de dólares, más de 30 mil heridos, 150 mil damnificados, 30 mil viviendas destruidas y más de 60 mil con daños. La cifra oficial fue de 6 mil decesos. (Referencia 1).

    2017

    En los límites de los estados de Puebla y Morelos (8 km al noroeste de Chiautla de Tapia, Puebla) a las 13:14:39 h del martes 19 de septiembre de 2017, a una profundidad de 51 km ocurrió un sismo de magnitud 7.1.

    La Ciudad de México, Morelos, Puebla, Estado de México, Guerrero y Oaxaca reportaron 228, 74, 45, 15, 6 y 1 decesos; respectivamente. El costo de las afectaciones se estimó en 62 mil 99 millones de pesos. (Referencia 2).

    2022

    A las 13:05:09 h del lunes 19 de septiembre de 2022, a una profundidad de 15 km, el Servicio Sismológico Nacional reportó un sismo con magnitud 7.7 localizado 63 km al sur de Coalcomán, Michoacán. Con base en la información del Centro Nacional de Comunicación y Operación de Protección Civil (CENACOM), el movimiento fue percibido de manera fuerte en los estados de Colima, Michoacán, Ciudad de México y Guerrero; y de forma moderada en Jalisco, Nayarit, Estado de México, Morelos y Aguascalientes. A las 17:00 horas del 20 de septiembre el SSN contabilizó 871 réplicas para este evento, la más grande de magnitud 5.8. La Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC) informó que después de los primeros recorridos de evaluación de daños, se ubicó la mayor afectación en Colima y Michoacán; daños menores en Jalisco, Nayarit, Estado de México, Ciudad de México, Morelos y Aguascalientes (https://twitter.com/CNPC_MX/status/1572238401633394689).

    Amplificación de las ondas sísmicas en cuencas cerradas

    En el Valle de Zapotlán los sismos son un fenómeno común para sus habitantes; sin embargo, ninguno dejó una huella tan profunda como la registrada el 19 de septiembre de 1985. Después de la Ciudad de México, la segunda localidad con mayor número de daños fue Ciudad Guzmán. Se calcula que hubo más de 30 personas fallecidas, la destrucción de una gran cantidad de viviendas y edificios públicos, la caída de las torres de la Catedral y miles de damnificados en esta población, una de las más importante al sur de Jalisco (Referencia 3).

    Ciudad Guzmán, ubicada a 123 km de Guadalajara

    El sismo afectó el 60% de la urbe, lo que la hizo, en proporción la más dañada del país en aquel entonces. Trece de sus catorce templos quedaron inservibles y las torres de la catedral se desmoronaron (Referencia 3).

    Hoy Zapotlán el Grande, municipio cuya cabecera es Ciudad Guzmán, a 123 kilómetros de Guadalajara, se consolida como uno de los ejes en el desarrollo económico y social en el sur de la entidad (Referencia 4).

    El municipio se localiza en la zona C (peligro sísmico alto) y en los límites de la zona D (peligro sísmico muy alto) de la regionalización sísmica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE, 2015).

    Localización de Zapotlán el Grande, Jalisco.

    Fuente: Regionalización sísmica de la República Mexicana, CFE 2015

    Aunque la regionalización sísmica es muy útil para conocimiento general del peligro sísmico en el país, esta refleja la aceleración máxima esperada en roca correspondiente al nivel de referencia (siendo muy regional). Así que esta aceleración puede ser rebasada, principalmente en poblaciones o asentamientos que se encuentran en cuencas cerradas, como es el caso de la Ciudad de México y Ciudad Guzmán. Que son un claro ejemplo del porqué el suelo de origen lacustre amplifica enormemente el movimiento sísmico, haciendo que la intensidad sísmica sea tan grande como en las zonas cercanas al epicentro.

    Por lo tanto, es fundamental contar con:

    1. Los reglamentos municipales y/o estatales de construcción en los cuales se expresa con detalle la clasificación de suelos para cimentación.
    2. Los atlas municipales y estatales de peligros y/o riesgos, que deben contar con información de estudios de efectos de sitio, para conocer con detalle los tipos de suelos y las amplificaciones que estos podrían generar al paso de las ondas sísmicas.
    3. Estudios de peligro sísmico, en donde se estimen las aceleraciones máximas esperadas para diferentes periodos de retorno, o bien, el porcentaje de probabilidad de que un parámetro de intensidad sísmica pueda ser rebasado en un tiempo determinado.

    Algunas estadísticas

    • En los últimos 250 años se han documentado cinco grandes sismos en México: 1) 1787, M8.6 en costas de Oaxaca y Guerrero; 2) 1932, M8.2 en costas de Jalisco; 3) 1985, M8.1 en costas de Michoacán; 4) 1995, M8.0 en costas de Colima y 5) 2017, M8.2 en el golfo de Tehuantepec
    • Cada diez años se espera un sismo con magnitud mayor a 7.5 (Referencia 5)
    • En promedio, ocurren cinco sismos de magnitud mayor o igual a 6.5 cada cuatro años
    • Anualmente se detectan alrededor de 150 sismos con magnitudes mayores o iguales a 4.5. Con las mejoras de las redes sísmicas en nuestro país, en lo que va del 2022, el Servicio Sismológico Nacional (SSN) reportó en promedio 75 eventos diarios (Referencia 6)

    Es bueno ver a la Tierra como un ser vivo, cambiante, que se mueve y tiene sus manifestaciones. Como los sismos son fenómenos comunes y recurrentes que no podemos predecir, lo mejor que podemos hacer es estar preparados. Hay que aprender a convivir de manera segura con el fenómeno sísmico.

    En caso de sismo

    Prepárate (Antes):

    • Prepara tu plan familiar de protección civil
    • Organiza y participa en simulacros de evacuación
    • Identifica las zonas de seguridad en tu casa, escuela o lugar de trabajo
    • Revisa constantemente las instalaciones de gas y luz
    • Prepara tu mochila de emergencia

    Actúa (durante):

    • Conserva la calma y ubícate en la zona de seguridad
    • Aléjate de objetos que puedan caer y de ventanas
    • Si te encuentras en tu automóvil estaciónate y aléjate de edificios altos, arboles de gran altura o postes
    • Si te encuentras en zonas costeras aléjate de la playa, ríos, arroyos, zonas pantanosas o lagunas y refúgiate en zonas altas

    Revisa (después):

    • Revisa tu casa después de un sismo
    • Utiliza el teléfono solo en caso de emergencia
    • No enciendas cerillos o velas hasta asegurarte que no hay fuga de gas
    • Mantente informado, NO propagues rumores y atiende las recomendaciones de las autoridades y Protección Civil de tu estado.
    • Recuerda que se pueden presentar réplicas, por lo que es importante mantenerte alerta

    Latest Posts

    lo más leído