miércoles, mayo 22, 2024
Revista Perfil Edición 114
Revista Perfil Edición 113
Revista Perfil Edición 112
Revista Perfil Edición 111
Revista Perfil Edición 110
More

    reciente

    Obispo de Veracruz rechaza los temores infundados sobre el eclipse solar

    spot_img

    Luis Ortiz

    En respuesta a los rumores difundidos en medios de comunicación y redes sociales sobre supuestos castigos divinos asociados al próximo eclipse solar, el Obispo de la Diócesis de Veracruz, Carlos Briseño Arch, ha emitido un enérgico rechazo a estas afirmaciones infundadas. Enfatizando en que Dios no castiga, el obispo instó a los fieles católicos a no prestar atención a tales temores y a enfrentar el fenómeno astronómico con tranquilidad y serenidad.
    «Es simplemente un acontecimiento del universo que ocurre cada determinado tiempo y que hay que vivirlo como una realidad», afirmó Briseño Arch. Insistió en que los eclipses solares son eventos naturales y no están vinculados a castigos divinos, maldiciones o supuestas profecías de tres días de oscuridad.
    El obispo hizo hincapié en el mensaje de amor y reconciliación que, según su perspectiva religiosa, representa Dios. En un mundo marcado por la desesperanza y diversos problemas sociales, Briseño Arch destacó la importancia de la misericordia divina y la reconciliación, especialmente en tiempos de negatividad y violencia.
    Además, señaló que el domingo en que se celebra la misericordia de Dios, es un momento propicio para reflexionar sobre la necesidad de reconciliación en medio de los desafíos que enfrenta la humanidad. En este sentido, resaltó que el eclipse solar es un evento astronómico ajeno a consideraciones religiosas, y que generar temores infundados solo contribuye a incrementar la ansiedad en una sociedad ya afectada por la inseguridad y la violencia.
    En conclusión, el llamado del Obispo de Veracruz es claro: mantener la calma y la serenidad frente al eclipse solar, y no sucumbir a los rumores infundados que solo generan temor e incertidumbre entre la población. Es momento de vivir el evento astronómico como lo que es: un fenómeno natural fascinante y no como un presagio de calamidades divinas.

    Latest Posts

    lo más leído