viernes, febrero 23, 2024
Revista Perfil Edición 112
Revista Perfil Edición 111
Revista Perfil Edición 110
Revista Perfil Edición 109
Revista Perfil Edición 108
More

    reciente

    A 21 años de la tragedia en el mercado

    spot_img

    Por LUIS ORTIZ

    Desde las noches del mes de noviembre se volvieron a escuchar esos estruendos que durante muchos años no se presentaban con tanta intensidad en las colonias de los municipios de Veracruz y Boca del Río, algunas personas llegan a confundir esas detonaciones hasta con balazos, pero este sonido es el de los “cohetes”, sí, ese material explosivo de pólvora que está prohibido y que los más jóvenes no saben o desconocen el motivo por el cual no se vende libremente, sin embargo “disfrutan” sin saber por qué es ilegal tenerlos.

    La falta de responsabilidad de los padres de familia por darles pólvora envuelta en diversas presentaciones atractivas ha provocado ya algunos accidentes y en otros lados del estado de Veracruz hasta la muerte de menores.

    La comercialización de pirotecnia está prohibida en la conurbación y a pesar de los operativos intensos por parte de protección civil del municipio porteño en distintos puntos de la ciudad y mercados, y que ya han decomisado grandes cantidades de cohetes, ahora con la modernidad de las redes sociales solo se está a un clic de comprar desde luces de bengalas hasta los más peligrosos, es ahí donde las autoridades no pueden contener del todo la venta de cohetes.

    En la zona de mercados y principalmente en la calle Hidalgo entre Cortés y Juan Soto, las personas caminan de prisa, apuradas con bolsas en las manos para celebrar el año nuevo, todo es normal y no hay nada fuera de lo común, se escucha el ruido de los camiones, los vendedores ofertando sus productos y largas filas en comercios.

    Al llegar a la esquina de Juan Soto e Hidalgo se encuentra una cruz con una placa negra y letras en color blanco, la cual la gente no voltea a ver en su mayoría, pero entre ese mar de personas está un vendedor de nombre Jorge Alberto García que relató lo ocurrido ahí hace 21 años atrás.

    «Los cohetes provocaron un incendio muy feo justo donde están parados conmigo, murió mucha gente y fue un día muy triste para los que vivimos y los que nos tocó estar aquí, yo tenía 23 años”, acto seguido el señor prosigue su camino para vender sus productos.

    21 años de una de las tragedias que enlutan al pueblo veracruzano, pareciera que a muchos se les ha olvidado lo ocurrido en la zona de mercados en el centro de Veracruz que desató ese incendio que arrebató la vida a muchas personas que trabajaban ahí o que realizaban sus compras de última hora del 31 de diciembre del 2002.

    Con sentimiento el señor Martín Morales recordó ese momento tan trágico que comerciantes de la zona relataron que el incendio comenzó a las 5:45 de la tarde del 31 de diciembre del 2002 en la esquina de las calles Juan Soto y Miguel Hidalgo.

    “Ver los puestos quemados, recordar esa tragedia que nos enlutó duele mucho, recuerdo que todo estaba desolado y se provocó a causa de los cohetes, seguimos recordando ese día, son de las cosas que no se van olvidar, siempre lo vamos a llevar grabado en nuestras mentes».

    El incendio fue apagado alrededor de las 10:30 de la noche y se inició el rescate de los cadáveres que quedaron atrapados entre las estructuras calcinadas de los puestos y los locales que fueron alcanzados por la explosión, entre ellos la tienda de ropa El Armario, donde localizaron los cadáveres de 13 personas -entre empleados y clientes que se refugiaron en el baño y murieron asfixiados.

    Aún existe la averiguación por parte de Agencia Sexta del Ministerio Público del Fuero Común 1388/2002 y de la PGR 360/2002, pero solo quedó en eso y hasta ahora no hay culpables de este suceso que data del 2012.

    Latest Posts

    lo más leído